La prediabetes no reconocida es altamente prevalente en hombres con disfunción eréctil

25.02.2020

En un estudio publicado en el Journal Sexual Medicine en el año 2018 se evaluó la prevalencia de Prediabetes en una población de 372 hombres europeos que concurrieron a la consulta por disfunción eréctil. 

Prediabetes significa que el nivel de azúcar (glucosa) en sangre es mayor que el normal, pero no lo suficientemente alto como para ser diabetes tipo 2 (DM2). Sin cambios en el estilo de vida, las personas con prediabetes tienen muchas probabilidades de que su enfermedad evolucione a DM2 . Las personas con prediabetes comienzan a desarrollar las complicaciones a largo plazo de la DM2 , especialmente en el corazón, vasos sanguíneos y riñones 

La disfunción eréctil es la incapacidad de lograr una erección o de mantenerla con la suficiente firmeza para tener una relación sexual.

1 de cada 5 hombres que buscan ayuda médica para la disfunción eréctil de reciente aparición mostró valores de glucosa sugestivos para prediabetes que no conocían.

En estos pacientes se asociaron peores perfiles hormonales y metabólicos (testosterona total más baja, triglicéridos más altos y valores de colesterol total más altos, junto con un mayor riesgo de disfunción eréctil grave.

La identificación del estado de prediabetes en los hombres con disfunción eréctil es clínicamente relevante para adoptar estrategias preventivas para intentar reducir el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares posteriores.

Los pacientes que consultan por disfunción eréctil deben ser evaluados con un historial médico y sexual junto con un examen físico completo, independientemente de su edad.

La diabetes mellitus (DM) tipo 2 se ha convertido en una de las principales amenazas para la salud humana en el siglo XXI. En 1921, el Dr. Elliot Joslin mostraba ya su preocupación, según sus cálculos, en tres décadas la diabetes se había duplicado.

La prevalencia de diabetes tipo 1 y tipo 2 aumenta a escala mundial, pero la de DM2 lo hace con mucha mayor rapidez debido al incremento en la frecuencia de obesidad y la disminución de los niveles de actividad física con la industrialización progresiva.

De este modo, el impacto de la DM2 es cada vez más acusado en todo el mundo y, por lo tanto, su prevalencia en los últimos decenios va en espectacular aumento.

Según las estimaciones, 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014, frente a los 108 millones de 1980. La prevalencia mundial (normalizada por edades) de la diabetes casi se ha duplicado desde ese año, pues ha pasado del 4,7% al 8,5% en la población adulta.

En el  primer Informe mundial sobre la diabetes publicado por la OMS pone de relieve la enorme escala del problema, así como el potencial para invertir las tendencias actuales.

La diabetes es considerada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud.

Solo los cambios en el estilo de vida, control de la obesidad, dieta saludable y ejercicio físico pueden controlar esta situación.